Skip over navigation
Brown shield Brown shield Brown University Library Brown shield Brown shield Brown University Library Center for Digital Scholarship

1
TRIUNFO SOBRE LOS APACHES
EN EL RIO DE GILA

El Comándate de la división de operaciones D. José Ignacio Ronquillo con fecha 3 del corriente comunica al Sr. Comandante general de este Estado entre otras cosas lo que sigue.

El 21 de Mayo atacaron cinco espías a seis Apaches que hechandose pie a tierra unos y otros dieron muerte a uno y otro, y otro que dejaron mal herido en el campo que recoji el 22: este día me atacaron cuarenta de ellos y el 23 nos atacaron más de trescientos gandules apie y acaballo: se empezó la acción desde las doce del día hasta las cinco de la tarde, murieron catorce Indios les quité cuatro fusiles, veinte y dos carcajes, y diez y ocho Caballos ensillados: murieron tres Soldados, Matías Villalobos de la Compañía de Janos, Refugio Lara de la Príncipe y José Antonio Campos de la del Carrizal.

Los heridos de nuestra parte fueron: el Alférez José Rodríguez gravemente en una pierna de un balazo en la parte superior del muslo izquierdo de una pierna, el Sargento Nicolás Suarez de San Buenaventura en el hombro izquierdo de posta, y el Soldado José Martínez de la misma en el lagarto del brazo izquierdo, de bala: del Príncipe los Soldados Bernardo López de un balazo debajo de la tetilla izquierda atravesó de parte a parte, y Félix Ortega en la pantorrilla izquierda de bala: de San Elceario, Manuel Zambrano, debajo de la corba izquierda de jara; Andrés País al soslayo de la garganta, de derecha a izquierda de bala, y Loreto López también de bala al soslayo del hombro derecho; de Janos al Cadete Diego Sáenz, muy leve en una nalga de jara, los Soldados Pilar Romero en la rodilla izquierda de bala, José Porra atravesada la garganta quedándose la bala en el hombro izquierdo, y Casimiro Benavides en la pantorrilla izquierda. De los doce heridos quedaron en El Cobre seis los de mayor gravedad, y los demás se hallan en este Presidio.

El punto de esta acción fue abajo del paso de las garzas del Río de Gila terreno bastante quebrando y áspero, de modo, que de ciento treinta y ocho hombres con que salí a Campaña, veinte y cuatro estaban empleados de Caballería, veinte defendiendo el agua que no la quitase el enemigo, y treinta parapetados con las monturas bastimentos y parque; y sesenta y cuatro operando contra los enemigos, que se reelebaban en ratos para que descansen los mas fatigados y heridos, respecto a que nuestra Caballada en seis días no bebía agua ni comía; pues en cuarenta y cinco a cincuenta leguas de trabesia desde la playa de Santo Domingo al Río de Gila , ochenta y cinco hombres fueron apie por sus Caballos cansados llegando con dos Soldados al Río atravesados en la silla muertos de sed.

El resultado de todo fue: que con sesenta o setenta hombres se atacaron mas de trescientos; se lograron las ventajas que llevo manifestadas, se batieron en las trincheras que formaron, se desalojaron de ellas, y se pusieron en vergonzosa huida y no se les pudo perseguir por falta de Caballería, que haberla habría quedado el campo lleno de cadáveres de ellos.


2

El 22 de Mayo ultimo al ponerse el sol pusieron los enemigos bandera blanca de parlamento, después de la acción; les correspondí en iguales términos, trataban de rebolverse entre nosotros con armas, no lo permití, algunos llegaron sin ellas, y solo el pisago Capitancillo y su hijo Tichac se acercaron a diez pasos a hablar conmigo y aunque traían sus armas no quisieron que yo fuera con las mías; pero sin ellas los abraze y hable sobre paces, y quedamos en que otro día a las doce resolverían retirándose a dormir un cuarto de legua distante de nosotros todos los Apaches. A la mañana siguiente del 23 a quinientas varas en una lanza enarbolaron bandera blanca, vinieron algunos al campo nuestro (eceptoJ Juan José;) y a la once del día, ya incorporados los Capitancillos Mogoyon, Fuerte, Pluma, Mano mocha, Olla, Caballo lijero, y Boca matada, se retiraron: estos últimos me pidieron papel para celebrar paces en el Cobre; se los di, y observe con el anteojo iban de retirada mas de legua para su tierra; pero luego retrocedieron a incorporarse con los demás y viniendo cuatro a mi caballada que bajaba a la agua, me lanzearon un caballo melado, cuyo insulto no pude sufrir y a las doce de este día rompí las hostilidades, conociendo a muchos Indios del Mogoyon que habían vuelto a la guerra: desde esta hora el meterse el sol duro la acción, y solo una trinchera que se dificultaba ganarse, en donde dieron muerte a los tres hombres que llevo manifestados, me pareció ser la primera en asaltarla poniéndolos en vergonzosa fuga.

No puedo menos de recomendar a V.S. el decidido valor con que se porto el cabo Martin Sambrano de la compañía de San Elceario, y los soldados de la misma, Juan Provencio, José Cubero, José Valencia, y Tomas Paz, que servían de espías, cuyo cabo en toda la acción se porto muy valiente, y espero que V.S. tenga la bondad de que ocupe la primer sargentía vacante de las compañías de Estado.

Los Señores oficiales y tropa toda desempeñaron su deber con vizarria y muy particularmente el Cautivo Guillermo Treviño que traygo consigo y se hallaba preso en San Elceario. Suplico a V.S. que por su comportamiento superabundante y acreditado valor se le dé por libre, siempre que no se contrarié la justicia a mi suplica.

Como los Apaches del Mogoyon trataron de hacer las paces en el Cobre, diriji mi marcha a aquel punto para ver si llegaban a él en los espresados días, y no habiendo recurso para substituir en aquel punto, deje seis enfermos y veinte y cuatro hombres destacados; pero el 1.o del corriente en el puerto del Carrizalillo a la boca grande, a las tres y media de la mañana me alcanzaron dos correos con un oficio del Administrador de la negociación del Cobre, cuyo contenido se servirá V. S. ver por el numero 1, por el 2. su contestación: el 3. la instrucción que di al Alférez Don José Hernández para celebrar las paces con aquellos gentiles: el 4. lo que escribí al Indio Juan José cuando me hallaba en el campo de batalla; y el 5. su contestación; poniendo en el superior conocimiento de V.S. que dicho Alférez Don José Hernández lleva una partida de treinta y nuebe hombres; y al Indio Juan Albino que venía en unión de otro a serbirme de guías a quienes he gratificado con dos fusiles y un caballo orejano de los represados y otros auxilios que me han pedido.

También a los vecinos de JanosJuan Corona y Trinidad Hernández que me acompañaron a la campana voluntariamente les he dado un fusil, un Caballo orejano, y una montura a cada uno, por que me han ayudado como soldados en la campaña, y las demás monturas que quite a los enemigos he habilitado con ellas a la tropa que mas necesitaba.


3

De las ciento cuarenta bestias represadas solamente han llegado ochenta a este presidio, y cuatro con que habilite a la partida de Hernández que paso al Cobre, tan luego como regresen la entregare a este Comandante, así como lo verifico bajo de reseña con las ecsistentes en este presidio: las demás se han quedado por engavarradas, mancas, flacas y cansadas.

El punto del Cobre lo he dejado fortificando para su defensa.

Por todo lo espuesto vendrá V.S. en conocimiento de la apurada posición en que se hallan los enemigos, acreditándolo el escarmiento que han sufrido con la solicitud de paces que piden. Yo espero de un momento a otro algunos de los de Janos, Carrizal y San Buenaventura alzados: si me equivoco en mi congetura no lo estoy en que si se pierdo tiempo en asegurarles el golpe varíen las circunstancias, y sea más duradera la guerra desoladora del Estado con estos barbaros: sirbiendo a V.S. de gobierno que la Florida, Picacho de los Mimbres y rio de este nombre, no son puntos por ahora para atacar a los enemigos, por planes que están muy lejos de conocer por ahora la situación en donde se hallan los Apaches, y lo que si puedo asegurar a V.S. que Juan José, los Janeños, Carrisaleños y de San Buenaventura, no están muy contentos unos con otros; pero el primero busca el apoyo de los Coyoteros y en parte algo tiene legrado.

V.S. con estos conocimientos ciertos y seguros podría resolver lo que a bien tenga bajo el concepto que buelvo a reiterar a V.S. que si se pierde tiempo tendremos mayores dificultades que superar; pero yo tendré la satisfacción de haber cumplido con mi dever.

Y para satisfacción de los habitantes del Estado se pone en su conocimiento tan plausible noticia. ChihuahuaJunio 7 de 1832.